Zorro : una novela /

Nacido en 1795 en la California hispana, Diego de la Vega está atrapado entre dos mundos. Su padre es militar convertido en próspero hacendado, su madre es guerrera indígena y su abuela materna es la sabia chamán de su tribu. Del primero, Diego aprende las virtudes de un hidalgo, mientras su mad...

Full description

Saved in:
Main Author: Allende, Isabel.
Format: Book
Language:Spanish
Published:New York : Rayo/HarperCollins Publishers, 2005.
Edition:1. ed.
Subjects:
Tags: Add Tag
No Tags, Be the first to tag this record!

Zorro SPA Una Novela Capítulo Uno Empecemos por el principio, por un evento sin el cual Diego de la Vega no habria nacido. Sucedió en Alta California, en la misión San Gabriel, en el año 1790 de Nuestro Señor. En aquellos tiempos dirigIa la misión ci padre Mendoza, un franciscano con espaidas de leñador, más joven de aspecto que sus cuarenta años bien vividos, enérgico y mandón, para quien lo más dificil de su ministerio era imitar la humildad y duizura de san Francisco de Asís. En California había varios otros religiosos en veintitrés misiones, encargados de propagar la doctrina de Cristo entre varios millares de gentiles de las tribus chumash, shoshone y otras, que no siempre se prestaban de buena gana para recibirla. Los nativos de la costa de California tenían una red de trueque y comercio que habIa funcionado por miles de años. Su ambiente era muy rico en recursos naturales y las tribus desarroilaban diferentes especialidades. Los españoles estaban impresionados con la economía chumash, tan compleja, que la comparaban con la de China. Los indios usaban conchas como moncda y organizaban ferias regularmente, donde además de intercambiar bienes se acordaban los matrimonios. A los indios los confundía el misterio del hombre torturado en una cruz, que los blancos adoraban, y no comprendían la ventaja de pasarlo mal en este mundo para gozar de un hipotético bienestar en otro. En ci paraíso cristiano podrIan instalarse en una nube a tocar ciarpa con los angeles, pero en realidad la mayoría de ellos prefería, después de la muerte, cazar osos con sus antepasados en las tierras del Gran EspIritu. Tampoco entendIan que los extranjcros plantaran una bandera en el suelo, marcaran llneas imaginarias, lo declararan de su propiedad y se ofendieran si alguien entraba persiguiendo a un venado. La idea de poseer la tierra les resultaba tan inverosImil como la de repartirse el mar. Cuando al padre Mendoza le ilegaron las noticias de que varias tribus se habían sublevado, comandadas por un guerrero con cabeza de lobo, elevó sus plegarias por las víctimas, pero no se preocupó demasiado, porque estaha seguro de que San Gabriel se encontraba a salvo. Pertenecer a su misión era un privilegio, así lo demostraban las familias indIgenas, que acudían a solicitar su protección a cambio del bautizo y se quedaban bajo su techo de buen grado; él nunca debió usar militares para reclutar futuros conversos. Atribuyó la reciente insurrección, la primera que ocurría en Alta California, a ios abusos de la soldadesca española y la severidad de sus hermanos misioneros. Las tnbus, repartidas en grupos pequeños, tenIan diversas costumbres y se comunicaban mediante un sistema de senales; nunca se habían puesto de acuerdo para nada, excepto el comercio, y ciertamente nunca para la guerra. Segün él, esas pobres gentes eran inocentes corderos de Dios, que pecaban por ignorancia y no por vicio; debIan existir razones contundentes para que se aizaran contra los colonizadores. Zorro SPA Una Novela . Copyright © by Isabel Allende. Reprinted by permission of HarperCollins Publishers, Inc. All rights reserved. Available now wherever books are sold. Excerpted from Zorro by Isabel Allende All rights reserved by the original copyright owners. Excerpts are provided for display purposes only and may not be reproduced, reprinted or distributed without the written permission of the publisher.